¿Qué es Iniciativa Fiestopolitana Madrileña?

Es un proyecto que busca proponer a la administración un marco regulador para las fiestas vecinales de iniciativa ciudadana.
Tiene el objetivo de simplificar los trámites para su organización y hacer que todas y todos podamos disfrutar de manera lúdica de nuestras calles.

 

¿Y para qué?

 

Para fomentar y fortalecer las redes de cooperación entre vecinos, favoreciendo la transformación y cuidado de los espacios públicos. De manera que se conviertan en nuevos entornos de producción y disfrute cultural de base.
Anuncios
Panel 1

Una fiesta en la calle es un laboratorio ciudadano

La fiesta es una de las prácticas humanas más capaces de activar el diálogo y la interacción entre personas, a la vez que reformula todas las esfera de la vida en sociedad.

Aunque no lo creas las fiestas son laboratorios de producción cultural y artística en sus más variadas expresiones, además de cajas negras para la memoria colectiva y la transmisión de conocimiento. Es cierto que en ocasiones la fiesta no es más que un producto, un negocio vaya, pero en una dimensión más amplia constituye una práctica política capaz de perpetuar o reformular los sistemas establecidos.

Una fiesta pone en juego los códigos que regulan la convivencia de una comunidad. En un espacio de celebración se despliega siempre un complejo entramado de relaciones, que se pueden basar tanto en la armonía como en la negociación entre visiones opuestas.

Más allá de la mera evasión, la fiesta ofrece como verdadera riqueza el constituir el escenario desde el que reunirse y aprender a experimentar maneras para abordar problemas sociales más complejos.
Panel 2

¿Y esta idea tan loca es posible?

Sí, lo es. De hecho, en Filadelfia (Pensilvania), se organizan alrededor de 7000 fiestas callejeras al año, las allí llamadas block parties, son fiestas de cumpleaños, quedadas entre vecinas y vecinos, pequeños conciertos o sesiones de baile que animan la vida de los barrios.

Para organizar una, cualquier residente de la ciudad tiene que proponer una fecha, recoger las firmas del 75% de sus vecinos, pagar 25 dólares y tramitar una solicitud en el ayuntamiento a través de un formulario específico: no se pueden organizar más de 5 fiestas al año en la misma calle y rigen las prohibiciones habituales para la venta de alcohol y el límite de decibelios establecido por las ordenanzas que regulan las emisiones sonoras en la calle.

De esta manera, la administración de Filadelfia estimula dos procesos clave para la salud de la democracia urbana:

  •        La posibilidad por parte de la ciudadanía de abrir espacios de socialización auto-organizados y plurales.
  •        La entrega de la gestión de estos espacios a un control social local.

Como queda claro la fiesta se convierte en un ejemplo de organización entre vecinos, con la negociación y cooperación que ello conllevan.

Y aún hay más, porque estudios recientes en torno a la organización de este tipo de fiestas han demostrado que en aquellos barrios donde se realizan un mayor número de este tipo de eventos crece el capital social. Lo que significa que se establecen de lazos sociales más sólidos entre el vecindario, algo fundamental a la hora de construir comunidad. 

Panel 3

¿Y en qué se beneficiaría Madrid con esto?

La puesta en marcha de una nueva regulación para fiestas auto-organizadas por la ciudadanía tendría para Madrid los siguientes beneficios:

  • La generación de nuevas redes de colaboración intervecinales y de un nuevo sentido de pertenencia a la comunidad.
  • Una descentralización de la vida cultural madrileña que se traduciría en la generación de un nuevo tejido creativo de base en los diferentes barrios de la ciudad. Con la posibilidad de producir sinergias con otras iniciativas propuestas tanto desde la red de equipamientos de la administración  (bibliotecas, centros culturales) como aquellas generadas a nivel asociativo por la ciudadanía.
  • La consolidación de la fiesta como práctica clave para el crecimiento de la participación y la implicación de los vecinos en el del diseño y preservación de la ciudad.
Panel 4

Ok, lo tengo claro pero… ¿cómo se va a hacer?

La Iniciativa Fiestopolitana Madrileña es un proyecto ambicioso y articulado que puede realizarse solo de manera colectiva activando foros de diálogo y mesas de trabajo que incluyan ciudadanía, administración y técnicos.
No basta con sensibilizar respecto a los beneficios sociales de las fiestas vecinales, también se hace necesario elaborar de manera participativa un marco legal, producir manuales de apoyo a la organización de eventos y facilitar toda una serie de recursos (carteles, material para actividades lúdicas, consejos para la producción de este tipo de eventos) para compartir.

Por esta razón el primer paso necesario para el desarrollo del proyecto consiste en reunir a su alrededor ciudadanía, técnicos, administración y agentes culturales. Conjuntamente desarrollaremos el programa de encuentros, mesas de trabajo y talleres que nos llevarán a hacer que las calles de Madrid puedan ser, cada vez más, un territorio para el fortalecimiento de una ciudadanía activa.
Panel 5

¿Cómo puedo sumarme?

Estamos buscando personas que se unan a poner en marcha esta iniciativa. Buscamos tus ideas, tus talentos y tus ganas.
Rellena este formulario para que registremos tu adesión, te escribiremos pronto.